sábado, 30 de abril de 2011

PÁNICO EN UN MANICOMIO DE COPENHAGUE (MARZO 1914)

Es un hecho muy habitual en todos los países del mundo que, cuando una persona es privada de libertad, le obsesiona desde los primeros momentos del encierro, la manera y forma de poder conseguir escapar de su lugar de reclusión. Y esta circunstancia se ha venido sucediendo hasta la saciedad desde muy antiguo, y de manera especial en establecimientos carcelarios y manicomios.

El caso que voy a transcribir a continuación, ocurrió en Copenhague, a finales de marzo de 1914, y así lo recogió el periódico barcelonés "La Vanguardia".

"EN UN MANICOMIO

París, 30.- Relatan los periódicos el siguiente suceso en el manicomio de Copenhague. Uno de los médicos del asilo iba á proceder á la autopsia del cadáver de un alienado fallecido el día anterior, cuando de pronto el supuesto cadáver se levantó y empezó a injuriar atrozmente al médico, que lleno de terror pidió á gritos socorro.

Acudieron algunos enfermeros, que al ver de pie sobre la mesa de operaciones y gritando al que creían muerto, huyeron despavoridos.

Entonces el supuesto difunto saltó de la mesa, salió corriendo de la habitación y cerró tras sí la puerta, dejando dentro al médico.

Cuando al poco rato acudieron de nuevo los empleados del asilo y abrieron la puerta de la sala de operaciones, hallaron dentro al doctor presa de un furioso ataque de locura; tan profundamente le impresionó la escena.

El supuesto difunto no era sino uno de los asilados que hábilmente se substituyó al que de veras había fallecido, imaginando que de este modo podría escapar del manicomio, como en efecto lo ha logrado". (1)

(1) "La Vanguardia". Martes, 31 de marzo 1914. Página 12.

1 comentario:

  1. Parece un episodio de la serie "Historias para no dormir"

    ResponderEliminar